Agentes especiales de Colombia, durante el registro a la filial del Canal en la localidad de Barranquilla. JUANITA VILLARREAL | 'EL HERALDO'

La trama del Canal también financió a los paramilitares en Colombia

Un ex jefe de las Autodefensas confiesa que un directivo les pagaba a través de una filial

Fuente : http://www.elmundo.es/

El Canal de Isabel II no sólo pagó las campañas de políticos colombianos, como publicó este diario y confirman los pinchazos de la operación Lezo, sino que también financió a grupos paramilitares colombianos.

Todo ello se desprende de la confesión de uno de los líderes de los paramilitares en la costa del país, producida en el marco del proceso de paz de Colombia. José Gélvez Albarracín, alias El Canoso, actualmente preso, aseguró en 2014 que recibió dinero de Metroagua, una de las filiales controladas por el Canal, en concreto en la localidad de Santa Marta.

El Canoso afirmó que se reunió habitualmente con Diego García, gerente de Inassa, la matriz del Canal para América Latina, y que recibió dinero y cheques de éste y de Jorge Roa, directivo de Metroagua.

Sobre Diego García pesa una orden internacional de detención emitida por el juez Velasco en la operación Lezo. Y su vivienda fue una de las registradas en Colombia hace dos semanas durante una operación conjunta de las fiscalías Anticorrupción española y colombiana. Además, a este directivo se refiere el ex presidente de Inassa, Edmundo Rodríguez Sobrino, en uno de los pinchazos telefónicos como quien había «pagado campañas de presidentes y alcaldes».

«Nos financiaron y [...] el señor Diego y el señor Roa, que eran los gerentes en aquel tiempo de 2002 y 2003, me dieron cheques para poder pagarle a la gente de la urbana que se encargaba de controlar que no se conectaran de manera ilícita al agua que bajaba desde la captación que ellos llevaban porque la estaban desviando», afirmó El Canoso, cuyo testimonio reprodujo esta semana el medio Noticias Uno.

Es decir, los directivos del Canal pagaron a los paramilitares para que protegieran sus conducciones de agua y otros grupos no les robaran. En aquellos años, sobre todo hasta 2006, las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) o paramilitares tenían mucha fuerza en las zonas de la costa, donde precisamente se ubican los negocios del Canal.

El ex líder paramilitar se acogió a la Justicia Especial para la Paz, lleva años en prisión y narró en su confesión los vínculos entre políticos, paramilitares y empresarios, en la que afirmó: «Hay unos terceros afuera amasando unas fortunas, testaferros, políticos y todas estas personas, que se lucraron».

El Canoso, según refieren los medios colombianos, era una suerte de jefe financiero de su grupo, el denominado bloque Resistencia Tayrona de las AUC. Por ello tenía que negociar frecuentemente con políticos y empresarios que desarrollaban su labor cerca de la zona controlada por su grupo.

Los vínculos entre la filial Metroagua y los paramilitares también afectan a otro de sus socios, el empresario William Vélez, que tiene una parte de las acciones de esta sociedad del Canal. En Colombia se ha publicado numerosas veces que este empresario ha pagado a las AUC.

Diego García ha rehusado hablar con EL MUNDO tras varias llamadas de este diario. Recientemente se publicó en este periódico su implicación en la financiación de campañas de políticos colombianos, entre los que se encuentra el actual presidente del país, Juan Manuel Santos.

Al menos tres altos cargos de Triple A, la filial estrella en Colombia de la empresa pública madrileña, pagaron en el año 2010 un total de 75 millones de pesos para la campaña presidencial. Ex trabajadores y directivos del Canal entrevistados por este periódico aseguraron que el dinero provenía de contratos amañados. Además esas cantidades multiplicaban varias veces el sueldo mensual de los directivos, por lo que resulta muy improbable que el dinero fuera de ellos.

Fuentes de Triple A con las que ha podido contactar este periódico en España y Colombia explicaron igualmente que la financiación de campañas también alcanzó al actual alcalde de Barranquilla, Alejandro Char.

El ex presidente madrileño Ignacio González, junto al ex presidente del Canal en Latinoamérica, Edmundo Rodríguez Sobrino, y el ex gerente del Canal fueron espiados en 2009 en un viaje a Cartagena de Indias. Allí, además de reunirse con el alcalde, Alejandro Char, fueron sorprendidos con bolsas blancas llenas de algo que se sospecha que podría ser dinero (según González eran toallas). El medio Noticias Uno afirma en su información sobre El Canoso que los tres entraron en casa de un paramilitar, según las imágenes del vídeo en el que les espiaron.

 

La expansión del Canal

Desde 2001. En el año 2001, el Canal de Isabel II, de la mano de Alberto Ruiz-Gallardón, compró la sociedad Inassa en Colombia por un precio unas 10 veces mayor al que se había pagado por ella meses antes. A partir de ahí empezó la expansión en el exterior de la empresa pública de aguas madrileña.

En Colombia. Inassa controla en Colombia diversas empresas, entre las que destacan Triple A y Metroagua. Tiene negocios en Barranquilla, Santa Marta y Riohacha. El ex presidente de Inassa, Edmundo Rodríguez Sobrino, es uno de los investigados en el 'caso Lezo' que fue enviado a prisión.

Orden de detención. El ex gerente de Inassa es Diego García, bajo orden de detención. Hasta la fecha, la investigación en el extranjero se centra en Colombia y Brasil, donde se compró la empresa Emissão por cinco veces su valor real.

Leave a reply